Cuando hablamos de la historia del diseño gráfico, es imposible no mencionar a la Escuela Bauhaus. Con su nacimiento en 1919, pasó por 3 ciudades: 1919-1925 en Weimar, 1925-1932 en Dessau y de 1932-1933 en Berlín.

Creación de la Escuela Bauhaus

Las ideas procedentes de todos los movimientos avanzados de arte y diseño se analizaron, se fusionaron y se aplicaron a la resolución de problemas de diseño funcional y producción de máquinas en una escuela de diseño alemana: la Bauhaus (1919-1933). El trabajo de sus profesores y alumnos determinó la forma de los muebles, la arquitectura, el diseño de productos y el diseño gráfico del siglo XX y de ella surgió la estética moderna del diseño.

En vísperas de la guerra mundial, el arquitecto Henri van de Velde, que dirigía la escuela de Artes y Oficios de Weimar, renunció a su cargo para regresar a Bélgica. Uno de los tres sustitutos posibles que recomendó al gran duque de Sajonia-Weimar fue Walter Gropius (1883-1969), de treinta y un años. Durante la guerra, la escuela permaneció cerrada; sólo cuando acabó se confirmó a Gropius como nuevo director de la Academia de Arte de Weimar. Él ya había adquirido fama internacional por sus diseños de fábricas usando vidrio y acero de formas nunca vistas. Se autorizó a Gropius a bautizar la nueva escuela con el nombre de Das Staatliches Bauhaus, que significa “la Casa Estatal de la Construcción”.

Inauguración de la Escuela Bauhaus

Se inauguró el 12 de abril de 1919, cuando Alemania se encontraba en un estado de gran conmoción. Su derrota catastrófica en “la guerra para acabar con todas las guerras” provocó conflictos económicos, políticos y culturales. La dinastía de los Hohenzollern había finalizado y la búsqueda de la construcción de un nuevo orden social dominaba todos los aspectos de la vida.

Reconociendo las raíces comunes de las bellas artes y las artes visuales aplicadas, Gropius buscó una nueva unidad de arte y tecnología. Fue reclutando una generación de artistas para tratar de resolver los problemas de diseño visual provocados por el industrialismo. Se esperaba que el diseñador pudiera “infundir alma al producto muerto de la máquina”. Esto se debe a que Gropius creía que sólo las ideas más brillantes tenían la calidad suficiente para justificar que la industria la multiplicara.

La Bauhaus era la consecuencia lógica de la preocupación alemana por el diseño en la sociedad industrial que había comenzado en los primeros años del siglo. La Deutsche Werkbund [la Asociación Alemana de Artesanos] trataba de elevar el nivel del diseño y el gusto del público y de incorporar a arquitectos, artistas, funcionarios públicos y de la industria, educadores y críticos. La Werkbund procuraba unificar a los artistas y artesanos con la industria para aumentar la naturaleza funcional y estética de la producción en serie de los productos de consumo de bajo coste.

Gropius había trabajado como asistente en el estudio de arquitectura de Peter Behrens durante tres años, a partir de 1907. La defensa que hacía de una nueva objetividad y nuevas teorías de la proporción, influyeron en la evolución del pensamiento. Durante 1890, declaró que el ingeniero era el nuevo arquitecto y reclamó un diseño lógico, usando las tecnologías y materiales nuevos, como el hormigón, el acero o el aluminio.

La Escuela Bauhaus en Weimar

Los años de la Bauhaus en Weimar (1919-1924) fueron intensamente visionarios y se inspiraron en el expresionismo. La Bauhaus, que al principio buscaba crear una nueva sociedad espiritual, trato de establecer una nueva unidad de artistas y artesanos. Un artista y un artesano daban clases en los talleres de vidrieras de colores, madera y metal, siguiendo las pautas de los Bauhütte medievales: maestro, oficial y aprendiz.

La catedral gótica representaba una manera de concretar el anhelo popular de una belleza espiritual que iba más allá de la utilidad u la necesidad; simbolizaba la integración de la arquitectura, la escultura, la pintura y los oficios. Gropius tenía mucho interés en el potencial simbólico de la arquitectura y en un estilo de diseño universal como aspecto integrado de la sociedad.

Las ideas avanzadas sobre forma, color y espacio ya se utilizaban cuando se incorporaron al equipo los pintores de El jinete azul, Paul Klee y Vasily Kandisnsky. Klee integró el arte visual moderno con el trabajo de culturas no occidentales para crear dibujos y pinturas que son pura comunicación visual. Por su creencia en la autonomía y los valores espirituales del color y la forma, la pintura de Kandisnky se había emancipado del motivo y de los elementos figurativos. En la Bauhaus no se distinguía entre bellas artes y artes aplicadas.

Evolución de la Escuela Bauhaus

El quid de la enseñanza de la Bauhaus era el curso preliminar, establecido en un principio por Johannes Itten, cuyos objetivos eran desencadenar la creatividad de cada estudiante. También buscaba dar a conocer la naturaleza física de los materiales y enseñar los principios fundamentales de diseño que constituían la esencia de todo el arte visual. Itten hace hincapié en los contrastes visuales y en el análisis de las pinturas de los grandes maestros.

Con su metodología de la experiencia directa, trataba de despertar la conciencia perceptiva, las habilidades intelectuales y la experiencia emocional. En 1923, Itten se marchó de la Bauhaus por desacuerdos sobre la dirección de este curso. La Bauhaus se estaba apartando del medievalismo, el expresionismo y la artesanía para hacer más hincapié en el racionalismo y el diseño para la máquina. A Gropius, comenzó a parecerle que Itten no concordaba con un lenguaje de diseño objetivo, capaz de superar los estilos pasados y el gusto personal.

La influencia de De Stijl se notó en el diseño de muebles y en la tipografía. Es probable que esta influencia entre los profesores y los estudiantes favoreciera los esfuerzos de Gropius de reducir a Itten.

El constructivista húngaro Lászlo Moholy-Nagy, fue el sustituto de Itten como director del curso preliminar. Su pasión por la tipografía y fotografía inspiró el interés de la Bauhaus por la comunicación visual y que se hicieran experimentos para unificar estas dos artes. Para él, el diseño gráfico evolucionaba hacia la tipofoto y lo denominó “nueva literatura visual”. Esta, se trata de la integración objetiva de la palabra con la imagen para comunicar un mensaje de forma inmediata.

El cartel Pneumatik de Moholy-Nagy de 1923 es una tipofoto experimental. Explicó que la fotografía podía liberar al espectador de depender de la interpretación de otros. Preveía que la fotografía influiría en el diseño de carteles gracias a las técnicas de ampliación, distorsión, doble exposición y montaje. En tipografía, era partidario de los contrastes enfáticos y del uso atrevido del color. Hacía hincapié en la claridad absoluta de la comunicación, sin nociones estéticas preconcebidas.

La Escuela Bauhaus en Dessau

Desde el principio había habido tensión entre la Bauhaus y el Gobierno de Weimar, pero la situación empeoró cuando llegó al poder un régimen nuevo y más conservador, que trató de imponer a la escuela unas condiciones inaceptables. El 26 de diciembre de 1924, el director y los maestros firmaron una carta de renuncia. Posteriormente, Gropius y el alcalde de Dessau negociaron el traslado de la Bauhaus a la pequeña provincia.

Durante el período de Dessau (1925-1932), la identidad y la filosofía de la Bauhaus fructificaron plenamente. Se creó la Bauhaus Corporation, una sociedad mercantil, para gestionar la venta de los prototipos de los talleres a la industria. De la Bauhaus salieron en abundancia ideas que influyeron en la vida del siglo XX: diseños de muebles, arquitectura funcional, espacios medioambientales y tipografías. En 1926 se comenzó a publicar la influyente revista Bauhaus.

Cinco ex alumnos fueron nombrados maestros; entre ellos figuran Josef Albers, Marcel Breuer, y Herbert Bayer, que fue profesor del taller de tipografía y diseño gráfico. En Weimar, Gropius ya había notado el interés de Bayer por el diseño gráfico y lo había estimulado con tareas periódicas, de modo que el interés de Bayer por la tipografía precedió al traslado a Dessau.

Además de ofrecer servicios de impresión a las empresas de Dessau, el taller de Bayer introdujo notables innovaciones en el diseño tipográfico. Estas seguían líneas funcionales y constructivistas. Se usaban casi exclusivamente tipografías de palo y Bayer diseñó una letra universal que reducía el alfabeto a formas sencillas, claras y construidas racionalmente. Esto estaba en concordancia con la recomendación de Gropius de que la forma debe ajustarse a la función. Bayer omitía las mayúsculas, por considerar que los dos alfabetos tienen diseños incompatibles y completamente diferentes para expresar el mismo sonido oral (A, a).

La Escuela Bauhaus en Berlín

En 1931, el Partido Nazi dominaba el ayuntamiento de Dessau y en 1932 anuló los contratos de los profesores de la Bauhaus. Van der Rohe intentó dirigir la Bauhaus desde una fábrica de teléfonos vacía situada en Berlín-Steglitz, pero el acoso de los nazis lo volvió insostenible. Los profesores votaron a favor de disolver la Bauhaus, que se cerró el 10 de agosto de 1933.

Así acabó una de las escuelas de diseño más importantes del siglo XX. La nube creciente de la persecución nazi hizo que muchos profesores de la Bauhaus huyeran a Estados Unidos junto con otros intelectuales y artistas.

Los logros y las influencias de la Bauhaus trascienden sus catorce años de vida, sus 33 profesores y sus alrededor de mil doscientos cincuenta alumnos. Creó un movimiento viable de diseño moderno que abarcó la arquitectura, el diseño de productos y las comunicaciones visuales. Surgió un enfoque modernista de la educación visual, la preparación de la clase y los métodos de enseñanza de los profesores. Estos constituyeron una gran aportación a la teoría visual y práctica del arte gráfico.