Cuando hablamos de imprimir hay que tener en cuenta el material en el que se va a realizar la impresión, así como el resultado que buscamos. Por ello, existen diferentes sistemas de impresión para elegir el que mejor se adapta a nuestro trabajo según las necesidades y lo que queremos conseguir.

Lee aquí nuestro artículo sobre los mejores programas de diseño gráfico

Impresión digital

La impresión digital es un tipo de impresión que permite imprimir directamente en el material, sin pasar las planchas por cauchos. La impresión digital y la offset son de las más utilizadas hoy en día.

Alguna de sus características, es que su impresión es rápida y de gran calidad. Suele ser impresión de inyección por tóner o cartuchos. Los particulares o empresas suelen gastar este tipo de impresión, ya que permite hacer impresiones en alta calidad.

Suele ser más económica cuando no tenemos mucho volumen de impresiones, por ello es perfecta para tenerla en casa o en una oficina. También porque es rápida y la impresión es totalmente personalizable.

Alguno de sus inconvenientes es que sólo puede imprimir en perfil de color en CMYK, por tanto no podemos utilizar tintas metálicas, por ejemplo. Además, al ser impresión digital pueden producirse pequeñas variaciones del color.

Impresión offset

Ha sido el que más se ha utilizado, aunque ahora le disputa el puesto la impresión digital. Este, al contrario que la impresión directa, es un sistema de impresión indirecto, ya que la imagen no pasa directamente al papel, si no que pasa a un caucho llamado mantilla, y de ahí al papel. Gracias al caucho la tinta es capaz de impregnarse en superficies irregulares.

Sus resultados son de gran calidad y nitidez, ya que puede alcanzar hasta 300 lpi. En general suele ser utilizada para impresiones de gran tirada, ya que es la opción más económica.

Flexografía                          

Cuenta con zonas impresas en relieve que son entintadas por un rodillo anilox. Se elimina la tinta sobrante con ayuda de una raqueta y el cliché transfiere la tinta al soporte gracias a un cilindro de impresión.

La calidad de imagen de la impresión flexográfica es inferior a la calidad de la impresión offset, ya que la flexografía puede imprimir líneas de trama entorno a los 175 lpi. Es una técnica que suele utilizarse en embalajes y envases, ya que las impresiones sobre superficies plásticas son bastante óptimas, aunque también se puede aplicar sobre soportes rígidos, flexibles y curvados.

La impresión tipográfica

Es un sistema de impresión que se basa en planchas que cuentan con zonas que sobresalen, las cuales se impregnan en tinta. Las planchas presionan el papel, transmitiendo así la tinta.

Algunas de las características de la impresión tipográfica es que no pierden calidad a lo largo de las impresiones, además de que se puede realizar sobre cualquier tipo de formato celulósico. Se suele utilizar para impresión de ejemplares y tarjetería.

La técnica de la serigrafía

También conocida como impresión permeográfica, consiste en transferir tinta a través de una malla tensada sobre un marco, siendo así un sistema de impresión directa. La imagen se imprime sobre el papel forzando el paso de la tinta por las partes de la malla que están abiertas utilizando una racleta.

Este tipo de impresión directa se puede utilizar en textil, plástico, madera, caucho, cartelería de gran formato o incluso cristal. Con esta técnica se obtienen colores muy vivos, y además permite utilizar todo tipo de tintas.

La técnica del huecograbado

la técnica del huecograbado
La técnica de impresión del huecograbado

El huecograbado es una técnica de impresión indicada para tiradas largas. Esto nos permite obtener precios muy económicos respecto a otro tipo de sistemas de impresión.

Además, el huecograbado o rotograbado (como se conoce en algunos países) nos ofrece una calidad de impresión muy alta.